Algunos aspectos culturales y naturales de aldea Chiabal, Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, Guatemala

Sergio López Garzona

 

Descargar este artículo

Resumen

La aldea Chiabal de Todos Santos Cuchumatán, en Huehuetenango posee una variedad de tradiciones que constituyen su riqueza cultural. Destaca su gastronomía y la tradición oral. A su vez, está rodeada por paisajes naturales que sobresalen por su belleza; con ello, motiva la actividad del ecoturismo que allí se lleva a cabo y que constituye una fuente de ingresos económicos, lo cual beneficia a la comunidad, y contribuye a la difusión y conservación de la variedad cultural y natural del lugar.

Abstract

The Chiabal village of Todos Santos Cuchumatán in Huehuetenango has a variety of traditions that are part of its cultural wealth. We can highlight its gastronomy and oral tradition. This village is also surrounded by natural landscapes that stand out for their beauty. This helps the village to motivate the activity of ecotourism. This activity will become a source of income that benefit the community. Contributing also with the dissemination and preservation of cultural and natural variety of the place.

Palabras Clave: Gastronomía, temascal, producción de cal, tradición oral, paisajes naturales, turismo comunitario/ Gastronomy, bathhouse, lime production, oral tradition, natural landscapes, community tourism.


Introducción

La aldea Chiabal del municipio de Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, constituye un paisaje cultural sumamente rico en aspectos tradicionales y naturales. En el presente artículo, se hace referencia a algunos de los platillos que se degustan en el lugar, caracterizados por la carne de cordero preparado de diferentes maneras y acompañado de papas, producto de consumo por excelencia en la región.

Se hace la descripción de unas de las prácticas más comunes entre la población del lugar: el uso del temascal o baño de vapor que proporciona muchos beneficios a la salud. Se describe su construcción como tal, así como el proceso que requiere su utilización. Además de ésta práctica, se mencionan algunas de las tradiciones de la aldea, como la corrida de caballos. Asimismo, se cita la riquísima tradición oral que cuenta con variados relatos de personajes famosos como el Sombrerón y la Llorona, y otros poco conocidos.     

También se describe el proceso de producción de cal, industria compleja que requería un conocimiento especializado para su realización, que por daños al entorno natural, su práctica ya no se realiza en Chiabal desde algunos años. Sin embargo, aún existe la evidencia material y oral que se rescata en este texto y que permite reconstruir el proceso mencionado. Gracias a la buena voluntad de los vecinos del lugar en proteger y conservar los bosques de la región, es posible contar con paisajes naturales donde se aprecia flora y fauna silvestre, que a su vez, permiten la práctica del ecoturismo, actividad que se desarrolla para promover la belleza paisajística de la región y que aporta recursos económicos que benefician a la comunidad. Dentro de estos lugares, destacan el mirador Piedra Cuache, Piedra Picsic, Caballitos, la Torre, laguna Ordoñez y la Cueva del Diablo.

Por último, cabe mencionar que la información que se describe en este texto, fue obtenida directamente en la comunidad, en el 2012, al compartir con las familias de allí, y disfrutar  de los hermosos paisajes que acogen al visitante. La región de Todos Santos Cuchumatán, constituye, por su clima y por su invalorable riqueza cultural y natural, una hermosa región que sin dudas, merece conocerse y conservarse. 

Descripción general

La región de Todos Santos Cuchumatán forma un paisaje cultural único en Guatemala; combina praderas subalpinas, áreas rocosas y vegetación de lento crecimiento, debido a las condiciones climáticas y altitudinales. Es una de las zonas geológicamente más antiguas y posee las formaciones montañosas más elevadas de Centroamérica. Debido a ello, es una de las áreas con mayor diversidad biológica y endemismo del país, en donde se pueden apreciar especies de flora y fauna en peligro,  como el pinabete (Abies guatemalensis), el huito (Juniperus standleyii), el ratón maya (Peromyscus mayensis) y la salamandra de los Cuchumatanes (Dendrotriton Cuchumatánus), entre otras. Es uno de los pocos municipios de Guatemala que aún conservan casi intacta su cultura mam, incluyendo el vestuario, idioma, tradiciones y formas de organización ancestral (www.turismo-sigap.com).

Ubicada aproximadamente a 308 km de la ciudad capital (ver figura 1), en el imponente macizo montañoso de los Cuchumatanes, alrededor de los 3300 msnm. Chiabal es una de las siete aldeas que integran la cabecera municipal de Todos Santos Cuchumatán, en Huehuetenango. San Martín, Chicoy, Chichim, Mash, Chalhuitz, El Rancho, son las otras que conforman el municipio (Del Águila 2007:9).

Figura 1. Mapa de Guatemala que muestra la ubicación de la aldea Chiabal, Todos Santos Cuchumatán. Tomado de ASOCUCH (s/f), modificado por López Garzona.

La aldea Chiabal (Ver figura 2) posee los servicios básicos de energía eléctrica y agua potable. El sistema utilizado para excretas humanas es la letrina tradicional. Tiene una escuela de educación primaria y secundaria, así como organizaciones religiosas que se reúnen en distintos puntos de la aldea. Las tiendas pueden apreciarse en la localidad, como parte de los servicios que se ofrecen en el lugar, así como una línea de transporte que se dirige de la aldea a Huehuetenango.

Figura 2. Aldea Chiabal, vista desde el mirador Piedra Cuache. Fotografía de López Garzona, 2012.

La producción principalmente se concentra en el cultivo de papa, así como el pastoreo de ganado ovino. La actividad del ecoturismo también se desarrolla en el lugar, aprovechando la riqueza natural y cultural de la región, apoyados por la Asociación de los Cuchumatanes (ASOCUCH), el Centro Comunitario de Información Turística (CECOMINT) y el Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT). La aldea carece de un hotel para el alojamiento de turistas, pero se cuenta con una organización comunitaria en donde los visitantes pueden compartir vivienda y alimentación con las familias del lugar, que amablemente brindan generosas atenciones, y hacen de la visita una experiencia inolvidable. Las actividades mencionadas generan los principales ingresos económicos de la aldea. Además de los datos indicados anteriormente, es posible exponer algunos aspectos que se desarrollan en la vida cotidiana de los habitantes de la aldea, los cuales de mencionan a continuación.

Gastronomía

Dentro de la cocina tradicional puede mencionarse el “caldo típico” como lo llaman los vecinos del lugar, preparado en días que son considerados como especiales por las familias de la comunidad; de todos, el día más importante es el uno de noviembre ya que las personas tienen la costumbre de matar o comprar algunos corderos para realizar esta comida tradicional. Asimismo, se realizan churrascos, asados y diferentes comidas con recado, en las que la carne de cordero constituye el ingrediente principal (ver figura 3). A pesar de que en el lugar es posible encontrar mariscos, carne de res, cerdo y aves como pollos y gallinas, la carne de cordero es preferida por los vecinos y por visitan